Publicado: 14 de Noviembre de 2013 a las 19:05

El principio básico del Sistema Elitex/MagnaDry es una reacción físico-química conocida como Ionización, que aplicada al tratamiento de textiles, logra un nivel de limpieza y desinfección imposible de obtener para cualquier otro sistema, aquí encontrará la explicación.

Introducción

Tradicionalmente, para la limpieza de cualquier superficie, se ha buscado siempre cambiar el Ph, es decir, el grado de acidez o alcalinidad de los elementos (suciedad) acumulados en dicha superficie, pretendiendo con ello la disolución de los mismos en una solución de agua con algún detergente, para, posteriormente, y con más agua, provocar un arrastre de esa suciedad disuelta, separándola de la superficie.

Como ejemplos más simples, piense en los pasos que se producen mientas se lava las manos ó lo que ocurre en una lavadora ó cuando friega los platos.

Este proceso no está mal, cuando tenemos un flujo abundante de agua fresca, disponemos de un desagüe y podemos empapar completamente lo que queremos limpiar.

Ahora bien, piense como aplicar este sistema al sofá de su casa o a la moqueta de su oficina…complicado verdad?. Existen maquinas y procesos emulan este sistema pero tienen múltiples inconvenientes, consulte “Comparativa” para ver los detalles de cada sistema.

Por resumir, todos ellos parten el principio de introducir un agente limpiador o aglutinador de la suciedad, (espuma, agua con detergente, diatomeas, polvo impregnado de solución aceitosa, etc) y posteriormente retirarlo con la ayuda de un aspirador. La eficacia de estos sistemas, en lo que a “capturar la suciedad” se refiere, deja mucho que desear en la mayoría de los casos, pero donde todos, sin excepción, fallan completamente, es a la hora de extraer el agente limpiador junto a la suciedad que ha capturado.

Como ya hemos mencionado, los sistemas tradicionales basan su capacidad de dejar los textiles limpios en la capacidad que pueda tener un aspirador de extraer el agente y la suciedad.

Desgraciadamente, todos los aspiradores del mundo funcionan por el principio de vacío, es decir, el motor succiona aire por la boquilla y crea un vacío, que es rellenado con aire circundante, arrastrando las partículas de suciedad al interior de la boquilla, pero, para que esto funcione en una tapicería, alfombra o moqueta, el aire debería pasar a través del tejido, empujando de esta forma la suciedad y el agente limpiador hacia la boca del aspirador.

Como habrá podido comprobar, al pasar el aspirador por la alfombrilla de su coche, no es posible hacer que el aire atraviese el tejido y la suciedad queda en la alfombrilla (salvo que incline la boca y entonces el aire “barre” la suciedad a la boca del aspirador).

Al igual que sucede con las alfombrillas de su coche, que no pueden ser atravesadas por una corriente de aire, ocurre lo mismo en su tapicería, moqueta, alfombra, etc.

El resultado final es que con cualquier sistema tradicional, sólo podrá retirarse la capa más superficial de suciedad y agente limpiador, el resto, que impregna completamente el tejido hasta la base, permanecerá allí, pudriéndose lentamente y provocando la aparición de bacterias, mohos (en el caso de moquetas) y ensuciándose al día siguiente de haber sido limpiado.

El Sistema Elitex/MagnaDry, Como Funciona

La ionización, al contrario que los sistemas tradicionales, no pretende un cambio de Ph y la creación de una solución de agente limpiador y suciedad.

El Sistema Elitex/MagnaDry utiliza el principio de la ionización para cambiar temporalmente la polaridad el tejido, es decir, crea una carga eléctrica en el tejido contraria a la existente, ya que la suciedad está y se mantiene en el tejido gracias a una propiedad físico-química molecular, llamada enlace iónico, que produce la afinidad de las partículas.

Por tanto, si cambiamos la polaridad del tejido, los enlaces iónicos que mantienen a las partículas de suciedad adheridas a las fibras del tejido se rompen y se produce una repulsión de estas partículas de suciedad por parte de los tejidos, quedando suspendidas en una solución afín.

Posteriormente, con la creación una carga eléctrica afín a las partículas y a la solución que las contiene, conseguimos que se produzca un nuevo enlace iónico entre estas y nuestros acumuladores de suciedad, quedando la suciedad y la solución adheridas a nuestros acumuladores y abandonando el tejido.

El resultado, conseguimos extraer hasta la última partícula de suciedad desde la base el tejido y eliminar cualquier residuo de los productos empleados, dejando el tejido completamente limpio, desinfectado y seco en un tiempo record. Sin agredir en modo alguno el tejido, ni químicamente ni mecánicamente, gracias a los cual, además podemos tratar hasta los textiles más delicados con total garantía.